Ansiedad y Estrés

Los trastornos de ansiedad aparecen cuando el miedo y la preocupación se dispara con una intensidad alta ante situaciones que en principio no debería dispararse en esa proporción.

Existen diferentes trastornos de ansiedad según las características que presenta la persona:

Trastorno de pánico y agorafobia: es unos de los cuadros mas frecuentes. La persona sufre crisis de pánico, pasa durante una tiempo determinado que puede ir desde unos minutos a unas horas, una experiencia muy desagradable donde la persona por unos momentos siente una pérdida de control de su cuerpo (taquicardia, sudoración…) y un miedo intenso a que algo malo pueda ocurrirle, por ejemplo que le esté dando un ataque al corazón. Estas sensaciones son fruto del intenso miedo que se dispara, no con que sucedan. A menudo, lo que ocurre es que si no se trabaja emocionalmente, los ataques de pánico pueden volver a aparecer con la consecuencia lógica de generar un cuadro de agorafobia en el que la persona por miedo se va aislando.

Ansiedad generalizada: se caracteriza por una preocupación excesiva por casi todo y prolongado en el tiempo, esta preocupación es inevitable para la persona y la lleva a sufrir.

Ansiedad social: cuando el miedo aparece en situaciones sociales al tener que entrar en contacto con gente, llevando a la persona a aislarse o reducir mucho sus vínculos sociales.

Fobias: se trata del miedo desproporcionado a situaciones concretas objetos o animales que a la persona le resulta tan aterrador que evita fuertemente por el gran malestar que padece. Entre los mas frecuentes encontramos, la fobia a volar, la fobia a las arañas y  la fobia a los espacios cerrados.